PRÓXIMA ACTIVIDAD

II Concentración Ciudad de San Fernando

CLUB PIRAGÜISMO SAN FERNANDO KAYAK

teléfono del club: 680765255 whatsaap
sanfernandokayak@hotmail.es

martes, 3 de agosto de 2010

Cala del Aceite


Aunque un poco tarde intentaré escribir la crónica de la salida del club del domingo.
Salimos de la CP un poco más tarde de lo previsto a las 8,30 ya que tardamos un poco más en montar los kayaks en las bacas de los coches.


Llegamos a Bolonia casi en caravana, y al llegar allí nos encontramos a Fernando Kayaksurfer que había venido desde los Barrios.
Nos comentó que hacía bastante viento de levante y que había hablado con el responsable de la escuela de wind y que le había dicho que el viento arreciaría aun más a lo largo de la mañana.
Al comprobar que nos sería imposible salir con los kayaks por allí, decidimos volvernos para ir a la Cala del Aceite, hay que tener en cuenta también que nos acompañaban familiares que se iban a quedar en la playa y la Cala del Aceite nos pareció la mejor opción para pasar el día ya que está resguardada del levante. (luego comprobamos que eso mismo pensó mucha más gente, pues la playa se puso bastante llena)
Fue una pena no poder quedarnos en la playa de Bolonia, ya que estábamos deseando navegar por allí y que Fernando nos diera las clases de coger olas. No se si conocéis las playa de Bolonia, es un lugar precioso, que os recomiendo.
En fin, nos volvimos todos a los vehículos y deshicimos unos cuantos kilómetros hasta llegar a la cala, que está próxima al puerto y faro de Conil, en la desembocadura del río Roche.
Cuando llegamos casi no había gente, así que bajamos los kayaks con tranquilidad.
El agua allí estaba magnífica, no había señal del viento, así que nos preparamos y nos echamos al agua: Ana, Carlos, Loli, Antonio G, Marcos, Antonio F3, Fernando Ks, Antonio Bouza, Vito, Garri, Enrique el coleta, Andrés y Paz. En tierra se quedaron Mari Mar, Ismael, Mari, Julio, Inma, Maribel, Ana, Julia, Paz y Juanan, por cierto, muy bien instalados, con unas cuantas sombrillas en circulo, sus sillas de playa y sus bolsitas nevera bien cargadas, vamos, todo unos domingueros, como a mi me gusta.
Embarcamos sin problemas y nos dirigimos al puerto para ver la desembocadura del río, no pudimos adentrarnos en él ya que estaba la marea demasiado baja, nos dimos la vuelta y fuimos hacia Conil, desembarcamos en la primera calita y nos dimos un baño.
Mientras no bañábamos, el agua empezó a moverse con bastantes olas, así que a la 13,30 volvimos a la playa.
Desembarcamos con cuidado ya que en la Cala del Aceite hay bastantes rocas, todos con cuidado, menos Ana que parece que le ha cogido el tranquillo a eso de las olas y surfeó una con una habilidad pasmosa, ella comentó después que le habían servido las clases del otro día en la piscina y que puso en práctica los apoyos para que la ola no volcara su kayak.
No habíamos llegado todos a tierra cuando los primeros en desembarcar ya estaban con la cervecita y la tapa en la mano, nos falta tiempo.
En fin el resto como un día de playa normal, hay que destacar el tortillón de Marcos, que le sale buenísimo, lo hace con zanahoria, Los pimientos asados de Maribel, y el marisquito que llevó Andrés.
Algunos se echaron hasta la siesta.
Sobre las 17,00h los que tenían que madrugar al día siguiente y los que temían la caravana empezaron a recoger y se marcharon.
Nos quedamos: Ana, Julia, Enrique, Fernando, Paz ,Juanan, Andrés y Paz,.
Por la tarde la mar se quedó de nuevo en calma y decidimos Enrique, Fernando y Paz volver a navegar, esta vez pudimos meternos por el río, lo que más nos sorprendió fue el silencio que había, en contraste con la playa, que había estado repleta todo el día.
Andrés se quiso quedar en tierra para ayudarnos a salir y entrar sin dificultad, estuvo todo el tiempo pendiente de nosotros, tanto que nada más salir de la bocana del puerto pudimos ver la camiseta naranja del club que llevaba puesta dando vueltas por la orilla, observando las rocas para ver por donde podíamos desembarcar mejor.
Nos quedamos casi hasta que oscureció, el tiempo justo de tener luz para poder atar los kayaks en las bacas del coche.
Un día estupendo, gracias por compartirlo.

No hay comentarios: