PRÓXIMA ACTIVIDAD

Sábado 30. Colaboración con Brazadas Solidarias

CLUB PIRAGÜISMO SAN FERNANDO KAYAK

teléfono del club: 680765255 whatsaap
sanfernandokayak@hotmail.es

martes, 17 de agosto de 2010

CRÓNICA DE LA II VUELTA A LAS ISLAS, DESDE TIERRA

Amanece el domingo 15 de Agosto, y nada más abrir los ojos sé que es un día especial. La camiseta roja de letras amarillas está sobre la silla del dormitorio. Hoy se cambia la indumentaria naranja por la roja. Hoy SFK hace “La II vuelta a las islas”.

El grupo de aventureros salió de La Magdalena a las 08:30h. Eran nueve, pues cuando hay un hijo/a enfermo, no se es piragüista sino madre por encima de todo.

El equipo de tierra cogió el remolque, sólo con sus dos piraguas, y partió hacia La Caleta. Allí tuvimos que hacer la ardua maniobra de aparcar el coche, remolque incluido, en el aparcamiento de Varcárcel. Eran apenas las diez de la mañana cuando Antonio G. y yo estábamos en la playa, con nevera, sombrilla… y kayaks, por supuesto. En ese rato de soledad playera, Antonio se preparaba la charla que posteriormente tendría que dar a los piragüistas sobre la formación de las islas, y la historia de los castillos de San Sebastián y Santa Catalina. ¡Se sabía la lección! Al mismo tiempo, Garri estaba con el grupo de palistas apoyándoles en el castillo de Sancti Petri.

En Cádiz, en la playa, se unieron más tarde Angelita y Ana, y la prima de Ana, y las hijas de éstas últimas… eran otra parte importante de la actividad: el apoyo moral en tierra. Después se unirían Aurora, Paco, y FernandoKS.

Cuando llegaron los primeros salimos a hacer la primera expedición. Rodeamos el castillo de San Sebastián mientras observábamos lo rápido que bajaba la marea, y la imagen tan bonita que presenta el castillo desde el mar, donde las olas rompen con el arrecife y parece que no existe nada más en el mundo.

A las 13:15h decidimos volver a salir. Esta vez, para dar el encuentro al grupo, que ya debía venir de camino. Nada más salir, notamos que el viento había cambiado, y la navegación se hacía muy complicada en las inmediaciones de La Caleta. Subimos al tómbolo y no vimos a los compañeros. Comenzamos a llamarles por teléfono, pues el fuerte viento y la altura de las olas consiguieron preocuparnos. Ninguno respondía a las llamadas. La imaginación nos jugó una mala pasada, porque empezamos a pensar en tragedias que podían haber pasado en la travesía.

Regresamos a la playa con el resto del grupo y todos estaban preocupados. Idas y venidas al malecón, una y otra vez, llamadas a móviles que no eran descolgados... sombrillas que volaban por la playa y el viento que seguía apretando.

Por fin, Antonio consiguió hablar con Andrés. Estaban bien. Fue la noticia más sonada en la Caleta. “Están bien”. La unidad de salvamento de la playa nos advirtió de que la intensidad del viento seguiría en aumento, y el peligro que eso conllevaría a la navegación con piragua. Se decidió entonces que los participantes de la II Vuelta a Las Islas esperasen en Cortadura. Allí les recogeríamos con los coches de todos los que estábamos en tierra, y les llevaríamos junto con los kayaks en el remolque, hasta el C.N. Viento de Levante.

El grupo de palistas, y el de tierra, en la rampa del C.N. Viento de Levante.


En la planificación de la actividad se preveía hacer el traslado de personal en taxi, pero dado el miedo que todos pasamos, lo mejor era el calor humano de los compañeros. Fuimos todos al muelle, y tras la merecida pausa para el café, vimos cómo partieron los nueve desde los cimientos del “segundo puente”, en dirección al Puente Carranza. Allí les esperábamos “el equipo A”, un poco defraudados porque pasaron demasiado lejos, y los prismáticos de Ana iban de mano en mano. Siguiente encuentro: Puente de Hierro, con la foto correspondiente. Ya sólo faltaba el pantalán de la Magdalena.

Y llegaron. Lo más emocionante fue ver sus caras de satisfacción. Porque a pesar de los contratiempos, de los temores, del cansancio… lo consiguieron. Y sonrían. Yo también lo hacía, mientras ayudaba a desembarcar a la vez que oía las mil y una aventuras que se contaban entre sí.

Es cierto que los que estábamos para apoyar no sufrimos el cansancio físico de los remos, el viento o las olas, pero llegamos agotados, porque desde tierra, también nosotros vivimos la “Segunda Vuelta a las Islas” de SFK.

3 comentarios:

Paz dijo...

Loli me ha emocionado tu cronica, si logramos hacer la travesía fué por todos los que nos apoyasteis desde tierra y desde el mar, muchas gracias a todos.

LOLI dijo...

Gracias, Paz, me alegro de que te guste. Me dijo Antonio que escribiera algo, y esto es lo que me ha salido. ¡¡Es la primera vez que publico algo aquí!!

kayaksurfer dijo...

Muy buena la crónica Loli.:)

Buenas vacaciones...