PRÓXIMA ACTIVIDAD

II Concentración Ciudad de San Fernando

CLUB PIRAGÜISMO SAN FERNANDO KAYAK

teléfono del club: 680765255 whatsaap
sanfernandokayak@hotmail.es

jueves, 3 de septiembre de 2009

1ª VUELTA A LAS ISLAS. TEST/ENTRENAMIENTO 2009093.

Decir que empiezo a escribir esta crónica un poco, bastante, acomplejado debido al nivel que hoy ha adquirido el blog del club, no digo que antes no lo tuviera, pero lo de hoy no tiene parangón. Ante todo pido perdón pues dicho nivel no lo alcanzo ni volviendo al colegio y que me den con la regla en los dedos. Empiezo.

Como sabéis se esta preparando la 1ª Vuelta a las Islas, dicha vuelta es eso una vuelta entre compañeros/amigos de este mundillo, no es una competición, ni una contrarreloj, es eso un paseo, de 50kms, pero un paseo. Para prepararnos física y mentalmente, hoy teníamos previsto ir desde la Magdalena y hasta el puente Carranza, y volver por el mismo sitio, que dicho sea de paso será el último trayecto de la 1ª Vuelta.

L@s kayaker@s que hemos asistido a la salida hemos sido: Rafa Pérez, Manolo Delgado, Paco Román, Antonio Gómez, Luys, Enrique Garófano, Paz, Andrés y el que suscribe.

Según el horario previsto deberíamos haber salido a las 16:30h, pero con el gran volumen de movimiento que hay últimamente en la casa de piraguas, nos hemos retrasado 15min, así que empezamos a remar a las 16:45h, una vez que estuvimos tod@s en el agua.

Las condiciones hoy eran:

Marea; Pleamar: 15:35h, en Cádiz, lo que supone que en la Magdalena es aproximadamente una hora después. Y con 0,85º, esto es un nivel alto de marea.

Clima: Cielo despejado. Viento de poniente con una media de velocidad de 20km/h.

Como dije anteriormente el objetivo de hoy era llegar al Carranza (puente) y volver, esto supondría recorrer una distancia de 20km, aprox. y para ello pensamos que emplearíamos un tiempo que rondaría las 3h ó 3,5h. Salimos y pusimos rumbo al puente de Zuazo, en ese momento la marea empezaba a bajar, lo que nos ayudaría a llegar al destino final.

El grupo rápidamente se dividió en dos, uno, en vanguardia, formado por Paz, Rafa, Manolo, Antonio, Paco y yo. Y el segundo Andrés, Luys y Kike. Este segundo grupo se formo pues al salir llego un coche con dos piraguas, pensaron que eran más socios y se quedaron a esperarlo, cuando se dieron cuenta que eran dos personas ajenas al club pues empezaron a seguirnos.

Cuando llegamos a los restos del puente (puente que debía sustituir al puente flotante, o de los bombos, que unían los terrenos de la Clica, con el Arsenal de la Carraca y el astillero del Consejo Regulador de Actividades Industriales, hoy Navantia, dicho puente nunca se construyo pues resultaría ser una traba para los intereses de ambas instituciones) hicimos un pequeño alto para esperar a los demás y afrontar la navegación en la Bahía todos juntos. Nada más lejos de la realidad, pues nada más empezar Paz, Antonio Gómez, Manolo y Kike se quedaron atrás. El resto empezamos a saltar, si, saltar las olas que nos venían de proa. Estas olas se forman cuando el viento es opuesto a la corriente, en este caso el poniente y la marea, vaciando. Esto significa cara, pecho, brazos y todo lo que esté en cubierta mojado.

Después de media hora saltando olas llegamos al puente Carranza. Rafa, Andrés y Paco, fueron los primeros en llegar seguidos por mi y Luys. Habían pasado 1:15h. Cuando emprendimos la vuelta y a la altura del Fuerte de San Luís (En la Guerra de la Independencia servía de cobertura y apoyo para muchas de las operaciones proyectadas desde tierra, ahora en ruinas) nos cruzamos con Kike, Manolo, Paz y Antonio Gómez. Entonces Andrés y Luys, se volvieron para acompañarlos hasta el puente. Manolo ya emprendió la vuelta junto a Rafa, Paco y yo.

Rafa, que durante todo el camino ha llevado un ritmo muy alto se escapo enseguida, quedándonos los tres restante.

Ahora tocaba surfear las olas que antes habíamos saltados, creedme, es muy divertido surfearlas y además casi te llevan de vuelta. Teníamos la corriente en contra, pero el viento a favor. El surfeo acabo cuando llegamos a la bocana del caño, donde ya la corriente si se notaba, como dice Manolo “íbamos cuesta arriba”.

Nuestra preocupación era llegar al Puente de Hierro, donde la corriente en contra sería muy fuerte. Cuando llegamos al puente efectivamente era fuerte, pero si lo comparamos con lo que nos esperaba podíamos decir que aquello era el Lago Azul.

Lo que nos esperaba no era otra cosa que la corriente en contra que se encuentra debajo de los puentes de la autovía. Esta corriente es debido a la construcción de otro puente, si otro, que están construyendo para el tranvía. Las máquinas están rellenando el caño con tierra para hacer los pilares y claro la anchura del caño en casi un tercio menor a la habitual, pero el agua que sale es la misma.

A Rafa no lo veíamos allí así que había pasado, por lo que si él paso, nosotros también o debíamos pasar. Pero la pregunta era ¿¿¿Cómo??? Me acorde de cómo las cabras suben al monte y pusimos en practica esa teoría, que es navegar (subir) haciendo zigzag. Después de casi 5 minutos de remar muy fuerte, y en zigzag, los tres pasamos la dichosa corriente. Yo por lo menos quede exhausto y me acorde de todos los que poquito a poco se cargar nuestro entorno.

Lo teníamos conseguido hacer los 20kms en 3 horas. Rafa, los hizo en 2:50h.

Cuando tuvimos, los 4, todo recogido y ya se habían marchado Manolo, Rafa y Paco, llame a Luys, para ver por donde iban y comentarles lo del puente. Me dijo que estaba a punto de cruzarlo, entonces le dije que lo hicieran como nosotros en Zigzag.

Colgué el teléfono y me marche para casa, pero no me quede muy tranquilo así que me acerque al pantalán, ya con mi hijo Julio, a ver que había pasado con ellos. Cuando mi hijo y yo llegamos al pantalán ellos acababan de llegar. Paz estaba tan exhausta como yo y si no llega a ser por Luys, que la empujo a la hora de cruzar el puente, hubiéramos tenido que irla a recoger al Puente de Hierro. Por cierto, ellos entendieron que lo del zigzag era broma y que debían pasar haciendolo entre los pilares del puente. Desde luego, pero lo importante es que pasaron. Y despues de 4 horas desembarcarón.

Así que ya todos en tierra, mas o menos, cansado nos marchamos para casa. Antes les hice entrega de unas fundas protectoras para móviles (para poder llevar y hablar por el móvil desde la piragua sin que esté se moje y se estropee) que Rafa, me dio para cada un@ de los que habíamos salido hoy (Paco, la tuya la tengo yo). Rafa, gracias, amigo.

Algunas fotos:


Un gran grupo de piraguas, en total 9, dispuestas ha realizar 20kms.
De izquierda a derecha: Paco Román, Manolo Delgaro y Rafa Pérez.
Rafa, andrés y Paco, dando saltos en las olas que nos venían de proa.
Manolo, de vuelta encontrada (así se llama cuando dos barcos se cruzan) antes de llegar al puente. Lo que tenemos a la izquierda es el Fuerte de San Luis.
Fijaos que corriente hay debajo del puente de la autovía.
Sean Felices.
Antonio.

1 comentario:

andres dijo...

No escribiras poeticamente, pero la cantidad de datos que recabas es digno de admirar.
Ayer
te comente lo del apunte historico pero me estoy dando cuenta que no hace falta , que contigo tambien nos bastamos.